octubre 29, 2014

Cambiar el sistema con las piernas temblorosas

 

En el año 2008 en el programa de los partidos de gobierno SPÖ y ÖVP habían prometido la introducción de un registro de identificación central (AOD), que estaba previsto a ocupar el lugar del mantenimiento anacrónico de los registros de nacimientos, matrimonios y defunciones en las administraciones municipales. Ahora bien, esta carga burocrática para los ciudadanos realmente necesita ser eliminada, pero el período de seis años de ajuste parece no haber sido suficientemente largo.

Comparte en Facebook. Comparte en Twitter Comparte en Google+

El principio del funcionamiento de “AOD” está definitivamente establecido pare el 1 de noviembre. Al mismo tiempo, sin embargo, el último miércoles el Consejo Nacional había dado poderes de emergencia al Ministro del Interior Johanna Mikl-Leitner (OVP), que a través de un reglamento publicado estableció nuevamente el “mantenimiento de los registros de forma temporal.” La regulación misma había sido corregida repetidamente hasta el último momento y se anuló una disposición según la cual los niños fallecidos de menos de 500 gramos de peso al nacer no deben ser considerados como personas.

Anuncios en el ritmo anual

 

El camino llegando a “AOD” en Austria presenta una historia de anuncios no implementados. Después de las promesas del programa de gobierno en el año 2008, inicialmente durante años no había acciones que las siguieron. En 2011 nuevamente hubo algunos anuncios, y en 2012, una vez más. En 2013 incluso para el mes de abril de este año, se han producido algunos anuncios. Finalmente, el inicio fue trasladado para el 1 de noviembre de 2013. Las advertencias de los sindicalistas sobre “condiciones caóticas” fueron negadas por el Ministerio del Interior en septiembre de 2013: Todavía hay “tiempo suficiente” para prepararse.

Ahora, un año después, el tiempo de preparación, obviamente, no ha sido “suficiente”: los registradores han hecho una vez más la advertencia a las condiciones caóticas, y el Ministerio del Interior, obviamente, no quería hacer una más – oficialmente – extensión de los plazos. “El sistema no funciona todavía. En algunos entrenamientos los funcionarios volvían a sus casas con asuntos pendientes, debido a que el programa del ordenador no podía ponerse en marcha “, advirtió a finales de septiembre Angela Lueger, un miembro del Consejo Nacional (SPO) y vicepresidente de los dirigentes sindicales de las administraciones municipales, en el diario” Wiener Zeitung”.

Registros completos en las manos de miles de personas

Una solución típicamente austriaca para que un sistema oficialmente se ponga en funcionamiento, pero de hecho puede que todo continua como de costumbre, a partir de la perspectiva de la señora Lueger, fue inevitable. Ella expuso la semana pasada en el Consejo Nacional sus críticas de que el sistema sigue mostrando “muchas enfermedades infantiles.” “FPÖ” sentía que no mostro la calidad necesaria de los datos. Los Comisionados para la Protección de Datos advirtieron hace un año de que a los registros completos sobre cada individuo se puede acceder desde toda Austria – más sobre esto en oesterreich.ORF.at.

Nacimiento, estado civil, sexo, requisitos legales relacionados con el nombre, la asociación, los padres y los niños, así como la legislación en materia de tutela, el origen y la nacionalidad deberían ser fluidos en los registros que se pueden acceder y administrar desde cualquier lugar desde el 1 de noviembre. Al mismo tiempo se centraliza el registro de la ciudadanía. Para los ciudadanos, al final, esto significa la eliminación de procedimientos administrativos complicados, y también lo mismo para el servicio civil. El acceso a los datos también lo tienen los aseguradores, los tribunales y hospitales.

Un trabajo muy complejo pero alcanzable

El año 2012, el entonces vicecanciller, Michael Spindelegger (OVP) evaluó los costos para la introducción de “AOD” a 6,5 millones, y los ahorros anuales, sólo a causa de la supresión de “más de un millón de cartas al año” equivaldrían a dos millones de euros. El Ministerio del Interior no dio razones de esta prolongación durante el mandato de María Fekter (OVP), tampoco ahora durante el mandato de Mikl-Leitner. No se puede discutir que la tarea es muy compleja.

Unas 1.500 agencias del gobierno que hasta ahora se han ocupado de la gestión de forma independiente de los datos sobre el estado civil de las personas, lo han hecho según sus propias reglas, con su propio sistema y sus propios métodos para la recopilación de datos. Tal vez Alemania, que se enfrenta a una historia común de ley administrativo nazi, viéndose a sí mismo ante el mismo problema, he elegido una mejor manera: Han tomado la decisión en 2006 de introducir la digitalización a partir de 2009, en paralelo con el viejo método de administración de los registros. El plazo de transición de cinco años venció sin problemas el 31 de diciembre del año pasado.

(“ORF NEWS”, el 29/10/2014)

Fuente: http://orf.at/stories/2251486/2251507/